Al leer fresa bañada en chocolate y el apetito aparece de repente, ¿verdad? Normal, imagina un bizcocho de chocolate relleno de ganache de chocolate, conservas de fresas y toneladas de fresas frescas en rodajas. ¡Irresistible!