El mango es una fruta que nos encanta, su sabor tropical es capaz de teletransportarnos a una playa paradisiaca con solo un bocado.  Un bizcocho de vainilla relleno con confitura de mango cubierta con glaseado de crema de mantequilla de mango y, por supuesto, vainilla te parecerá inolvidable.