Pensar en red velvet es pensar en esa tarta que nos conquista tan sólo al verla. Un bizcocho de terciopelo rojo relleno con crema de mantequilla y queso crema. La mezcla perfecta,  sabor a vainilla y un toque de chocolate. Toda una experiencia de sabor inolvidable.